0 0
Read Time:4 Minute, 54 Second

Si queremos gozar de buena salud, es muy importante empezar a cuidar nuestro cuerpo todo el tiempo y para este fin te traemos la cura tibetana del ajo.
Esta es una limpieza que le hacemos a nuestro organismo con el fin de desintoxicar, purificar y evitar posibles enfermedades fututas.
Solo debes seguir al pie de la letra la receta que te ofrecemos y lograras obtener los grandiosos resultados que esta nos ofrece, gracias a las propiedades medicinales del ajo, además es muy sencilla de preparar y económica también ,sin olvidar sus beneficios tan buenos para la salud

La Cura Tibetana del Ajo: Una Antigua Terapia Natural para la Salud

En las vastas y misteriosas tierras del Tíbet, donde las montañas tocan el cielo y la sabiduría ancestral se funde con la naturaleza, existe una antigua terapia natural que ha perdurado a lo largo de los siglos: la cura tibetana del ajo. Esta práctica milenaria ha sido transmitida de generación en generación, y su popularidad ha trascendido las fronteras del Tíbet, llegando a ser conocida y apreciada en diversas partes del mundo.

Origen de la Cura Tibetana del Ajo:

El origen preciso de la cura tibetana del ajo se pierde en la bruma del tiempo, pero se cree que tiene sus raíces en la medicina tradicional tibetana y la sabiduría de los monjes budistas. Esta antigua terapia se basa en el ajo, una planta reconocida por sus propiedades medicinales y su capacidad para fortalecer el sistema inmunológico.

La Fórmula de la Cura Tibetana del Ajo:

La cura tibetana del ajo es una mezcla especial que combina ajo y alcohol. La receta básica consiste en triturar 350 gramos de ajo y mezclarlo con 250 ml de alcohol (preferiblemente alcohol de 96 grados o más) en un frasco de vidrio oscuro. Después de mezclar bien los ingredientes, se cierra el frasco herméticamente y se deja reposar durante 10 días en un lugar oscuro y fresco, como una alacena o un armario.

¿Cómo se Utiliza la Cura Tibetana del Ajo?

El tratamiento con la cura tibetana del ajo se realiza en ciclos de 12 días. Cada día, se debe consumir una cierta cantidad de gotas de la mezcla, de acuerdo con el número del día en el ciclo. La cantidad aumenta progresivamente desde una gota el primer día hasta 25 gotas el duodécimo día. Después de completar el ciclo de 12 días, se debe realizar un descanso de 5 días antes de comenzar un nuevo ciclo, si es necesario.

Beneficios y Propiedades del Ajo:

El ajo es conocido por contener numerosos compuestos beneficiosos para la salud, incluidos los compuestos azufrados, vitaminas y minerales. Algunos de los beneficios más destacados del ajo son:

Refuerzo del Sistema Inmunológico: El ajo contiene alicina, un compuesto con propiedades antibacterianas y antivirales que puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y proteger contra enfermedades.

Propiedades Antioxidantes: El ajo es rico en antioxidantes que pueden ayudar a combatir los radicales libres y reducir el estrés oxidativo en el cuerpo.

Apoyo Cardiovascular: Se ha demostrado que el ajo puede ayudar a reducir el colesterol y la presión arterial, lo que a su vez beneficia la salud cardiovascular.

Propiedades Antiinflamatorias: El ajo puede tener efectos antiinflamatorios que ayudan a reducir la inflamación en el cuerpo.

Otros Beneficios de la cura tibetana del ajo.
Existen al menos 10 beneficios comprobados que ofrece realizar la cura tibetana del ajo, entre los mas notorios encontramos:

  1. Reduce el colesterol, gracias al ajo el colesterol disminuye de manera rápida.
  2. Previene y reduce los problemas de hipertensión arterial, además de ser efectiva en la cura de los problemas circulatorios.
  3. Ayuda a eliminar los cálculos renales y todo tipo de grasas en el organismo.
  4. Normaliza el metabolismo y ayuda a bajar de peso por su acción desintoxicadora y limpiadora.
  5. Resulta muy efectivo en el cuidado del corazón previniendo infartos.
  6. Rejuvenece el sistema inmunológico de la persona.
  7. Alivia el dolor de cabeza de manera rápida, es muy beneficiosa para las
    personas que sufren de jaqueca.
  8. Disminuye el dolor y la inflamación de las articulaciones en la artritis y artrosis.
  9. Vuelve un poco más elásticos los vasos sanguíneos, cura la arterioesclerosis.
  10. Cura efectivamente las enfermedades pulmonares, sinusitis, isquemia y la hipertensión arterial grave.
  11. Combate las ulceras estomacales y evita que sufras de hemorroides.
  12. Mejora la visión y la audición en adultos mayores y jóvenes.

Como puedes ver los beneficios de la cura tibetana del ajo abarca todo nuestro sistema y nuestro cuerpo, de allí su fama de la fórmula de la vida eterna.

Precauciones:

Aunque la cura tibetana del ajo ha sido elogiada por muchos, es importante recordar que no es un sustituto de la atención médica profesional. Antes de comenzar cualquier terapia complementaria, se recomienda consultar a un profesional de la salud para evitar posibles interacciones con medicamentos o problemas de salud preexistentes.

En conclusión, la cura tibetana del ajo es una fascinante y antigua terapia natural que ha cautivado la atención de personas en todo el mundo. A través de su sencilla preparación y su uso en ciclos, esta práctica busca aprovechar los poderosos beneficios del ajo para fortalecer el cuerpo y mejorar la salud. Siempre que se tome con responsabilidad y en combinación con un estilo de vida saludable, esta terapia tradicional puede ofrecer una valiosa contribución al bienestar general.

Esta cura tibetana del ajo fue descubierta hace cientos de años en un templo budista en el tibet, esta era llamada la formula secreta de la vida eterna debido a que las personas que la tomaban Vivían muchos años más que los que no lo hacían. Su alto poder la vuelve muy efectiva, pero también debes
saber que no se recomienda seguido, lo ideal es hacerse la cura tibetana del ajo por lo menos con 5 años de diferencia entre ellas.

En el siguiente vídeo te explicamos como se prepara esta cura y como debes tomarla:

Previous post 7 Usos medicinales del Té de cáscara de Plátano o Banana que resolverán tus problemas de salud
Next post China presenta la primera imagen de una erupción solar en rayos X duros